TRADUCTOR-TRANSLATE

martes, 12 de octubre de 2010

LA VERDADERA SOLUCIÓN DEL PROBLEMA (Entrar a la Vida Victoriosa: Dejar de esforzarse, no hacer sino dejarle a Dios hacer), por Malcom Smith


(Capítulo 5 del libro “LA VERDADERA SOLUCIÓN DEL PROBLEMA”, del autor Malcolm Smith de editorial CLIE)


Introducción:

El autor relata en el libro la experiencia personal en su ministerio en Brooklyn-Nueva York. En el capítulo precedente venía contando como la frustración y el fracaso de todos sus innumerables esfuerzos ministeriales, le llevaron a presentar su dimisión ante la congregación que pastoreaba y, sólo ante la insistencia de ésta, accedió a postergar su decisión hasta la vuelta de unas vacaciones.


¿Has llegado a alguna parte?
(Los énfasis en rojo y negrita y las notas explicativas son míos).

Los días siguientes los pasé como un sonámbulo: comiendo, tumbado en la playa, andando al azar por los bazares del pueblecito, echándome sobre la cama y dormitando por la noche.

Cuanto más intentaba no pensar, tanto más me preocupaban los mismos problemas; así que en vez de relajarme me puse más y más tenso y nervioso (1): Los taxistas eran unos gansos estúpidos, los turistas exhibían invariablemente los rasgos más inanes y ordinarios, e servicio en los restaurantes era pésimo; me sentía quejoso de todos y de todo (2). Poco a poco acabé por no hablar con nadie y pasaba más y más tiempo en el cuarto, tumbado sobre la cama, recapacitando. Sabía que el rumbo que seguía me llevaría a un mal paradero, pero, como en una pesadilla, no podía evitarlo.

Por encima de todo, me daba cuenta de que echaba a perder las primeras verdaderas vacaciones que Jean había tenido. Y esto no hizo más que irritarme más, porque me hacía sentir culpable. Unas vacaciones fantásticas, y aburridas, como si estuviéramos dando vueltas en una zapatería.

Si solo pudiera cobrar algo de ánimo por amor de ella. Después de mostrarme tanto amor, lealtad y paciencia, merecía algo bastante distinto. Al menos podía tratar de hacerle comprender que mi cabeza era un revoltijo. Cuando la miraba sus ojos me decían cuanto quería ayudarme. Pero esto era un infierno, y no estaba dispuesto a arrastrarla a ella conmigo, aunque me dolía que pensara que no le tenía confianza.

Un día, al anochecer, estábamos cenando en la terraza que daba a la bahía. Había palmas y lianas que crecían por entre las peñas del acantilado y se acercaban al mar. El aire olía a flores exóticas y a lo lejos se oían los cánticos de pájaros extraños. Yo iba cortando la carne de mi plato y haciendo un esfuerzo por levantar los ojos de la mesa, le pregunté, más que nada para romper el silencio:
- ¿Qué crees que deberíamos hacer?
- El Señor te dirá lo que tienes que hacer –dijo Jean, quedamente-. No te preocupes, todo saldrá bien; y tú sabes que, sea lo que sea lo que tengas que hacer, yo te acompaño contenta.
Incliné la cabeza asintiendo, con el deseo de que Dios me lo dejara saber.

Cuando todavía nos faltaba una semana para el regreso, conocimos una pareja que estaban encantados con todo lo que a mi me aburría. Pude ver la mano del Señor en esta amistad y le di la gracias (3). Así por lo menos Jean no recordaría este viaje como algo desastroso.
Fuimos a la playa los cuatro. De tan brillante, el día parecía esmaltado, uno de esos días que justifican los carteles de propaganda de las agencias de turismo. Era difícil recordar en Hawai que era diciembre. Andábamos despacio sintiendo la arena caliente que se nos metía entre los dedos de los pies. De una freiduría se desprendía un olor que me recordaba a Coney Island. Escondido entre las palmeras y encima del tejado de la parada, el altavoz de una radio llenaba el aire con las notas de “Sueño con una navidad blanca”. Sin motivo, la escena me molestó porque casi todo me irritaba. Esta vez me indigné viendo que alguien podía profanar la playa con aquel olor a grasa y aquel ruido estrepitoso. Quería volcar la parrilla de la parada, coger un palo y aplastar el altavoz. Me sobresalté al darme cuenta que estaba a punto de realizarlo. (4)
Nos deslizamos entre los bañistas y recuerdos de mi juventud en la playa de Southend se agolparon en mi mente. Era un rapazuelo otra vez, jugando con la arena, con la muchedumbre alrededor y el olor a pescado y patatas fritas.
Finalmente, lo dejamos todo atrás: la gente, los olores y la música. No veíamos nada más que una playa desierta. La blanca arena se extendía en suaves ondulaciones, tornasolada por la luz del sol. Las olas azul oscuro de la bahía subían playa arriba, dejando una estela de espuma. Las palmeras, bajo cuya sombra andábamos, estaban inmóviles. La calma era absoluta (5). La escena parecía una tarjeta postal.

Jean y la otra pareja se echaron al mar para nadar un rato. Yo me excusé, anduve un poco más adelante y me tumbé bajo unas palmeras, usando una toalla como almohadón. Arriba las hojas, cruzándose, formaban un marco cuadriculado contra el cielo. Una nube que otra cruzaba la cuadrícula de hojas y, a lo lejos, se oían personas riendo. A seis pulgadas de mi mano derecha, me miraba inmóvil un lagarto que, de repente, dio un salto y se perdió entre las piedras. Era un día caluroso, soporífero, y, cosa rara, yo estaba relativamente en paz conmigo mismo, pero no sabía cuanto tiempo duraría. En aquellos momentos me encontraba bien. “Si por lo menos pudiera durar”, pensé.

Pero mi mente no podía quedar en paz. Los pensamientos se deslizaron otra vez por el mismo cauce de siempre (5). “!Qué lástima sería tener que regresar a la ciudad dentro de poco, cuando Jean empezaba a disfrutar!”, me dije por dentro, mientras los veía nadar tranquilamente en la bahía. Traté de parar en seco el pensamiento. No era una idea completa. Pero ya era demasiado tarde.

Regresar a la ciudad; regresar, ¿a qué? No sabía lo que haría. Las preocupaciones aparecieron de nuevo, sólo que esta vez arrastraron otro pensamiento. No era una idea completa. Parecía más bien una insinuación leve. “¿Por qué no volver? Ya has descansado; tu mente será productiva, te vendrán ideas que revolucionarán la iglesia y harán acudir a las personas a Cristo. ¿Por qué no hacer otro intento? Has estado también deprimido antes y siempre te has recobrado; de eso es de lo que se trata, de una ligera depresión. ¿No quieren los miembros que vuelvas? Va hombre, va. Anímate y regresa”.
Di meda vuelta y apoyé la cabeza sobre mis manos en la arena ardiente. No, esta solución quizás hubiera sido buena antes, pero ahora ya no. Esta vez sabía que estaba acabado. Me había visto bien a mi mismo y ya no cabía la autodecepción (6).

El graznido de una gaviota me llamó la atención, y me puse boca arriba para ver si podía avistarla. Estaba dando vueltas en las alturas, quietas las alas, como suspendida por un hilo invisible, usando una corriente de aire como propulsión.

Traté de imaginar como me vería ella desde aquella altura (7) –una pequeña mancha, apenas visible, bajo aquellas palmeras-. ¿Así es como me veía Dios a mí? ¡No! Dios conocía cada cabello de mi cabeza. Conocía cada célula de mi cuerpo y cada átomo de cada célula. Conocía cada cosa que me había ocurrido, cada pensamiento o sentimiento que había tenido. Y no sólo conocía todo eso, sino que me amaba con un amor tan perfecto que no cabía en la comprensión humana. Un amor del que no era digno, que me había sostenido, cuando merecía que me dejara caer.
“Entonces, ¿por qué, Padre” –pregunté en voz alta-. ¿Por qué me dejas fracasar? Tu sabes que he intentado muchas veces hacerlo bien y ya no puedo más. Ha quedado agotada toda mi inspiración. He hecho todo cuanto sabía para servirte y edificar tu iglesia, y todo para nada. ¡NADA! Aún si tuviera otras ideas no me fiaría de ellas. No, ¡Señor!, estoy acabado. No puedo continuar, y lo digo de verás, y no voy a retroceder de lo que digo…”

Fue entonces que El habló (8). De modo claro y sencillo. Unas palabras que me penetraron hasta el tuétano de los huesos, que hicieron volatilizar en mi mente el tormento que me atenazaba, palabras que pararon en seco lo que estaba diciendo; palabras como una ráfaga de fuego, una revelación, después de la cual mi vida ya no podría volver a ser como antes:
“Por fin lo has visto. Tú no lo puedes hacer. Nunca te he pedido que lo hicieras. Yo, sólo Yo, puedo edificar mi iglesia. ¿Quieres hacerte a un lado, para que pueda edificarla Yo a través de ti?” (9).

En aquel momento un haz de luz entró en mi alma, una luz que hizo desaparecer toda oscuridad y me abrió los ojos. En un instante podía ver claramente (10).
La luz de aquella simple verdad iba aumentando y adquiriendo la fuerza de un enorme río que recorrió todo mi ser y cortó un cauce en mí, completamente nuevo. Era un río que arrancaba de cuajo los árboles y la maleza acumulada desde hacía años y se los llevó con su corriente, un torrente impetuoso que arrancaba los mismos cantos, revelando en el fondo la verdad de Dios (11).
En aquel momento, que pareció una eternidad, la luz barrió cada rincón de mi ser y me dejó libre. Iluminó todas las preguntas que tenía y las contestó todas.
¡Ahora si que podía ver! Todo era claro como el día. El Sol de Justicia había salido, llevando salvación en sus alas (12).

Me incorporé apoyándome en los codos, algo aturdido y emocionado, como un hombre que ha tropezado con un tesoro cuantioso y se da cuenta paulatinamente que no tendrá que trabajar o preocuparse más. Era una sorpresa que atontaba, porque el hombre había encontrado este tesoro en su propio patio, lo había pisado, se había sentado sobre él, incluso lo había usado como escabel para hacer sermones. Pero no lo había descubierto hasta este momento glorioso (13).
Sentí que me estaba riendo interiormente, una risa que procedía del centro de mí ser. Y me di cuenta que hacía meses que no reía. Ahora el gozo del Señor empezaba desde dentro (14).
¡Oh! ¡Que simple y a la vez que profundo! ¡Que glorioso! Estaba claro que solo Él podía edificar Su Iglesia. ¡Que necio, arrogante y pagado de mi mismo había sido, al intentar hacerlo por mi propio esfuerzo! ¡Que insensatez intentar hacerlo con los recursos y técnicas del hombre! (15).
¡Su Obra! ¿A quien más podría pertenecer?

De repente la naturaleza que me rodeaba adquirió nueva vida. Era como si la viera por primera vez. La belleza delicada de las frondas de la palmera; su corteza rasposa. La maravilla de las lianas sinuosas, colgando de los árboles como lazos. Todo reflejaba la gloria del Creador, aún el lagarto que había desaparecido en el fondo. ¡Dios! ¡Cuan grande eres! ¿Te tengo que ayudar en tu labor creadora? ¿Te he de echar una mano para hacer un mundo? ¿Te he de enseñar la estructura de las moléculas de los granos de arena? ¡Cuánto menos me necesitas par que edifique Tu Iglesia! ¡Padre, perdóname por mi presunción ridícula! (16).
¡Ahora, bajo esta luz, podía entender cómo habíamos podido, alguna vez, sentir y conocer la presencia vibrante del Dios Viviente! Había ocurrido en aquellas raras ocasiones en que nos habíamos apartado a un lado, dejándole el paso libre sin darnos cuenta. Y yo había repetido esta verdad con los labios, sin ni saber lo que decía durante años.
Ahora, en aquella sola palabra de Dios que penetró todo mi ser, vi a Dios en su tremendo poder y grandeza. Todos mis esfuerzos de obrar por Dios estaban hechos polvo. Eran un insulto a semejante majestad. Ante su gloria no podía hacer más que dar alabanza, rendir culto y saltar de alegría. ¿Podía hacer yo la orquídea que crecía en aquel arbusto? ¿Podía hacer que rielara el sol sobre la laguna mañana, a la aurora? Podía hacer que subiera o bajara la marea? ¡No! Ni tampoco podía lograr el nacimiento espiritual de un alma. Tampoco podía unir a un grupo alrededor de Jesús. Era Su Obra, y sólo Suya.

Cada vez lo iba viendo más claro y tenía miedo de perder algo. Se me reveló como un chorro de luz, especialmente acerca de vivir la vida cristiana. Esta era un área que conocía en la cual me había gozado desde hacía años, que el cristianismo significaba que Cristo vive en mí. Estos últimos años se había empañado la claridad de esta verdad, pero ahora vi de nuevo que mi salvación dependía del todo y por todo de Él. Sólo podía presentarme sobre la base de lo que Jesús ya había hecho, la Obra era Suya y estaba consumada (17).
Lo mismo podía decirse de compartir Su Obra. La única parte que me correspondía era la sumisión y la consagración completa a Él. El me iba a usar cuando, donde y como lo creyera conveniente. Yo tenía que ser dirigido por Él, no ser más que una herramienta en Su mano; un cauce por el cual El pudiera fluir sin estorbos.
Sólo un cauce, ¡Cuántas veces había cantado esto en los himnos! ¡Cuántos sermones había predicado sobre este tema sin entender lo que significaba! No, no era yo, recibiendo alguna ayuda de Él, el que había de hacer Su Obra; sino Él, y yo debía seguirle arrastrado por Su potencia. La iniciativa, la idea, la dirección, la fuerza vigorizante y sustentadora, TODO salía de Él. Yo no era sino un pequeño trozo de madera llevado por la corriente, sin esfuerzo por mi parte, arrastrado por una fuerza avasalladora, la fuerza de todo un río (18).
Una gaviota subía por el espacio y viró de súbito. Y mi espíritu estaba con aquella gaviota, arriba en los cielos divinos. Apenas movía una pluma, se dejaba llevar por la corriente de aire, de igual manera era llevado yo por un espíritu invisible, sin esfuerzo alguno por mi parte (19).
Y exclamé: “! Aleluya !”, cuando vi lo que ya era mío en Dios y que sólo me faltaba reclamarlo. No con esfuerzo, no con técnicas para lograrlo, simplemente aprendiendo a seguir la dirección del Espíritu y dejarme ser llevado a alturas y logros fuera de mi alcance.

Le pedí perdón por mi orgullo a lo largo de los años, por la “perfección profesional” que había reemplazado al Espíritu Santo. Le di gracias por cada contrariedad y decepción del año pasado. Le di gracias por cada detalle que había contribuido a quebrantarme. Le ofrecí alabanzas por haber aplastado mi amor propio hasta el punto de no quedarme resto de confianza en mi mismo.

El Espíritu Santo me hacía ver el hecho de que sólo somos piedras que viven. Él nos tiene que poner en el sitio adecuado. Una piedra no puede ponerse por sí sola para formar parte de un edificio, ha de ser labrada y puesta por el constructor. Así que a mi me era imposible realizar el propósito de Dios en la vida. Él debía realizar Su propio propósito; parecía como si dijera: “vivid en voz pasiva”, no os esforcéis, dejad que Yo viva y obre por medio de vosotros” (20).
Yo era el que había vivido. Me había aferrado a una promesa de Dios y había procurado convertirla yo en realidad. Lo había intentado con toda el alma, con todo mí ser. Ahora comprendía que Dios lo era todo; no sólo la Promesa, sino todo lo que rodea a la promesa. La única contribución que podía yo hacer era rendirme a Su Voluntad, someterme a Él. Escoger que El fuera el todo en todo (21).

Moví la cabeza y cogí un puñado de arena y la dejé deslizar por entre los dedos. ¡Había sido tan tonto! Se oyeron gritos de alegría desde la orilla del agua. Jean se acercaba corriendo, con la toalla volando en el aire.
-¡Es hora de cenar, y nos espera el autobús! –dijo jadeante. Paró y me miró atentamente-. ¿Has llegado a alguna parte? (21*)
Algo debía verse. Se puso un vestido sobre el bañador, mirándome como si esperara respuesta.
¿Has llegado a alguna parte? Había ido al cielo y regresado. Había subido a la gloria. Había visto al Santo de Israel. Yo que había estado muerto, vivía con otra vida. Había oído a Jesús. Le había visto como el todo en todo, quien no necesitaba ninguno de mis esfuerzos de pigmeo (22), pero que podía edificar Su Iglesia valiéndose de mí si quería hacerlo, donde quisiera y como quisiera hacerlo. La carga inmensa estaba fuera, se había desvanecido. Fluía un río de agua viva por mi corazón. Quería saltar gritando para que todos me oyeran: “!Es Su Obra, no la mía!”. Poseía la paz (23). Todas las piezas encajaban, el rompecabezas estaba resuelto. Pero no salió ningún grito ni nada. Se me trabaron las palabras en la garganta.

Además, un nuevo pensamiento me volvió a poner en estado de alarma: “Espera a que vuelvas a la ciudad, entonces verás lo que pasará. Da otro vistazo a la congregación, ¡y ya verás lo que pasa! Pronto estarás en el mismo desasosiego de antes, muy pronto. ¿Te atreves a romper el corazón de Jean diciéndole que no hay problemas? Vale más que esperes hasta que puedas demostrarlo”…

Pero el glorioso testimonio salió balbuceante: “Creo que volveremos a Brooklyn”.
Sin embargo por dentro estaba aturdido por lo que había visto; todavía preso de un gozo inefable (24).

Camino al autobús, la freiduría nos saludó con su olor a Coney Island y prorrumpí en alabanzas a Dios. De a radio salía atronador:

“!Venid fieles todos!”

Ahora no me pareció ofensivo en lo más mínimo. Era música del cielo y los ángeles no podían cantar mejor. Mi corazón se unió con el coro:

“!Venid, adoremos!”
“!Venid, adoremos!”
“!Venid, adoremos a Cristo el Señor!”

Subimos al autobús y yo continué cantando por dentro, usando otra letra que cantábamos con otra melodía:

“Porque sólo El es digno
Porque sólo El es digno
Porque sólo El es digno. ¡Cristo el Señor!”



(En el capítulo siguiente, si recuerdo bien, el autor relata como regresó a sus quehaceres, pero esta vez en reposo y en descanso; simplemente atendía sus asuntos rutinarios sin ningún afán, simplemente esperando en Dios, sin tomar iniciativas, sin planificar ni hacer nada.
Unos meses más tarde una señora miembro de su congregación le invitó a su casa para que compartiera el mensaje de salvación con algunos de sus familiares o amigos. En la reunión personas aceptaron la salvación en Cristo y acudieron a la siguiente reunión y quisieron hacer sus propias reuniones… En fin, el Espíritu iba añadiendo a los que tenían que ser salvos; la congregación creció y creció y prodigios y señales ocurrían…)


NOTAS:
(1) (2) y (4): Estado característico de aquellos que aún no han cruzado el río de la muerte, el Jordán que separa la vida en la carne (desierto), de la vida en el espíritu o en victoria (tierra prometida); estado que puede llegar a un grado tal de indignación y agresividad. La incredulidad (miedo) y la murmuración (queja), como raíces del ego, de la rebeldía, aún no han sido atajadas en las experiencias de muerte y sepultura que dan acceso a la vida de resurrección o vida victoriosa; en la que son contrarestadas con los antídotos de la quietud y la gratitud (respectivamente y en ese orden), dando lugar a la paz y al gozo.
(3) y (5) Cuando en nuestro crecimiento espiritual nos vamos aproximando al estado cadavérico-hediondo del “miserable de mi” (Rom 7:24), próximos a nuestra muerte y descenso experiencial al sepulcro (en términos del alma), el Señor en su misericordia nos apareja un ambiente propicio: la calma del “silbo o susurro apacible”; el “cireneo” que cargue con la cruz que ni el mismo Jesús pudo llevar hasta la cumbre del Gólgota; la “María” que nos unja para la sepultura y los "José de Arimatea y Nicodemo" que reclamando nuestro cadáver, nos desciendan de la cruz, nos administren las especias aromáticas y nos introduzcan en el sepulcro; en el cual, quietos totalmente como el muerto Lázaro, esperaremos la Voz resucitadora: “sal afuera”. En estas alturas aún no tenemos  la paz con nosotros mismos, sino el autoaborrecimiento, el hastío hasta la muerte y un cansancio hasta la desesperación total; nos sentimos solos y abandonados de todos y aún de Dios. Estado propio de los lugares de Getsemaní y Gólgota a los que hemos sido invitados a compartir, en experiencia, (lo que un día recibimos en semilla al momento del nacimiento del espíritu), la medida de los sufrimientos de Cristo que nos ha sido asignada por el Padre; por supuesto, solos y fuera del campamento, llevando su oprobio.
(6) Hasta aquí una y otra vez acabábamos introduciendo nuestra mano para “ayudarle” a Dios a  realizar    el
milagro o la promesa que nos había prometido. Aunque intentábamos quedarnos quietos acabábamos sucumbiendo en un nuevo intento carnal, una enésima maquinación o manipulación. Aquí ya no, sino que estamos definitivamente acabados; muertos y listos para ser sepultados.
(7) Ya de algún modo y por revelación estamos intuyendo que para “pasar al otro lado” tenemos que acatar el veredicto de la muerte y el sepulcro y quedarnos quietos en espera de ese hilo y de ese aire propulsor, que la resurrección traerá en sus alas.
(8) Al igual que en el caso de Job o del Aposento Alto, Dios no hablará hasta que habiendo fracasado definitivamente, estemos totalmente acabados, consumidos e, incluso, callados. Dios hablará cuando toda palabra y todo intento humanos hayan cesado, ¡incluso nuestra oración! (los muertos no oran). Sólo la quietud y el silencio confiados harán que Dios nos vindique en una gloriosa experiencia de resurrección; que nos introduzca a la vida en el reino de la Gracia.
(9) “Sin Mi nada podéis hacer”. ¡NADA! Es nada; tenemos que hacernos totalmente a un lado. Tenemos que abandonar la posición de piloto, soltar el volante, bajarnos y dejar que el hasta ahora copiloto se siente al volante y nosotros colocarnos en la posición de copiloto. Si no saltamos del avión por miedo (incredulidad, que es desobediencia He 3:18-19) nunca comprobaremos que el paracaídas funciona. Si no soltamos la rama a la que nos agarramos para no caer al precipicio, nunca comprobaremos que la mano de Dios nos sostendrá. Si no nos quedamos quietos nunca comprobaremos que Dios es Dios (Sal 46:10).
(10) “En tu luz veremos la luz” (Sal 36:9). “De oídas te había oído, pero ahora mis ojos te ven” (Job 42:5). “Luego le puso otra vez las manos… y vio de lejos y claramente a todos”. (Mar 8: 25). “…y volvió e hizo otra vasija…” (Jer 18:4). La vida de resurrección nos introduce en la luz, trae la verdadera revelación de lo que es la vida cristiana real, auténtica. Antes vivíamos en el sucedáneo de la religión, haciendo cosas para Dios en lugar de recibir de gracia lo que el Padre tenía para sus hijos. El cristianismo no consiste en lo que los hijos hacen para el Padre; sino en lo que el Padre ya hizo y hace para sus hijos. Es el paso de las OBRAS de la Ley a la VIDA en la Gracia. Cuando nos volvemos (giro de 180º) el velo se cae (2ª Cor 3:16). Sólo cuando Abraham entró en total obediencia, y esto por obra de la gracia de Dios, al separarse de Lot (Lot significa “velo”) estuvo listo para la visita de Melquisedec, príncipe de PAZ.
(11) El enorme río de Ezequiel 47, que cuando ya no hacemos pie (sueltas todas las amarras humanas y artificiales), nos arrastra en total dependencia de Dios, y marca un antes y un después; un cauce de muerte al ego, que arranca de cuajo toda la maleza carnal del viejo hombre; dejándolo en el fondo del río (Jos 4:9).
(12) “!Hijitos míos, por los que vuelvo a sufrir dolores de parto hasta que Cristo sea formado en vosotros!” (Gál 4:19). “¡Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, más Cristo vive en mi!” (Gál 2:20). “La senda del justo es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto” (Pr 4:18). Cuando nacemos de nuevo nos quedamos “embarazados” de Cristo (como María del Señor) y cuando morimos a nosotros mismos para entrar en resurrección “damos a luz” a Cristo. Antes Jesús habitaba en nuestro espíritu con poca o nula cabida en nuestra alma, ahora  ocupa ambos. Ya no vive nuestro YO, ahora Cristo se ha entronizado y le dejamos vivir Su Vida en nosotros: "¡Cristo en nosotros, la esperanza de gloria!" (Col 1:27); "¡Cristo el todo y en todos!" (Col 3:11). La vida cristiana, como el día bíblico, comienza en un ocaso que lleva nuestro ego hasta su noche, para luego amanecer (sueltos los dolores de la muerte) en novedad de vida, hasta alcanzar la plenitud o perfección del mediodía.
(13) Descubierto el “tesoro” (Cristo en nosotros) podemos, por experiencia, sentarnos con Cristo en los lugares celestiales, esperar que todos nuestros enemigos sean puestos por Dios como estrado de nuestros pies (Sal 110:1), e ir entrando en las obras que Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas (Ef 2:10). Ahora estamos en armonía con el Creador y con su creación y caminaremos en la “vaselina” del Espíritu y no en el “calzador” de la carne.
(14) El momento más oscuro de la noche precede al clarear del día y es en la más densa oscuridad que el GOZO brota desde adentro. ¡Aleluya, porque en la NADA descubrimos el TODO! (Job 42).
(15) Si, con la luz "volvemos en si", como el hijo pródigo, y nos damos cuenta de cuan orgullosos, necios y ridículos fuimos tratando de “ayudarle” a Dios a hacer Su Obra.
(16) , (17) Cómo Job nos damos cuenta de nuestra presunción e impotencia, al tratar de decirle a Dios cómo tiene Él que hacer las cosas. También descubrimos la gloria de la nueva creación y descansamos en las obras perfectas y consumadas de Dios, alabándole por Su Sabiduría y Magnificencia. Descubrimos el insulto que suponen para Dios todas las obras muertas, las obras “buenas” de la carne que hacemos sin que Dios nos haya mandado, que son como trapo de inmundicia (Is 64:6).
(18) Abiertos nuestros ojos sólo cabe sumisión, obediencia y silencio; sólo inmensas confianza y gratitud. Sólo reconocer que no somos más que pámpanos portadores de la sabia que la Vid, y no nosotros, produce. Ya no planificaremos ni tomaremos la iniciativa ni nos esforzaremos; nos sentaremos en la grada y aplaudiremos a nuestro Gladiador en la arena que lucha por nosotros. ¡Triunfaremos (celebraremos, nos alegraremos y aplaudiremos) en Su victoria (2ª Cor 2:14), como los seguidores aplauden cuando su equipo gana el partido.
(19) Linda imagen de lo que es la vida ascendida, vida tras del velo, vida en el espíritu, vida victoriosa, vida de resurrección, el shalom de Dios, vida en los lugares celestiales …
(20) La vida en voz pasiva o vida de quietud no es pasividad, sino una relajada espera expectante de quien aguarda instrucciones de su Comandante antes de obrar.
(21) Como Jacob, llegamos a nuestro Peniel, donde, derrotados por Dios (ser derrotados por Dios y claudicar es vencer) quedamos rengos espiritualmente; y con el asiento de la fuerza natural quebrado ahora andamos en temor y temblor “vegetativos o automáticos" (que nos sobrevienen inconscientemente cuando somos tentados a meter la mano de nuevo) delante de El. Ya no daremos ni un paso sin su dirección previa; ya no trataremos de obrar para conseguir por nuestros medios lo que El nos prometió. Ya no más ismaeles serán engendrados por nuestra impaciencia.
(22) Antes vivíamos dando vueltas en el desierto de nuestro activismo carnal para ir a ninguna parte. Josué no pudo cruzar el Jordán con el pueblo, hasta que todos los hombres de guerra hubieron muerto (Jos 5:6). Dejaremos todo esfuerzo de pigmeo y soltaremos de verdad las pesadas cargas, que por pesadas no son de Dios, pues su yugo es fácil y ligera su carga (Mt 11:30). Cargas y yugos que nuestro orgullo nos impide soltar.
(23) ¡Bendita paradoja, que cuando ante una crisis amenazadora quitamos los ojos y el pensamiento de como resolverla por nosotros mismos o de "descender a Egipto en busca de ayuda" y nos abandonamos en Dios, el miedo se va y viene la PAZ! Esta es la estrategia de Josafat y es recurrente en toda la Biblia (2º Cr 20). Al miedo (incredulidad) le aplicamos el antídoto de la quietud y el resultado es la PAZ.
(24) A la murmuración o queja le aplicamos el antídoto de la gratitud (alabanza) y el resultado es el GOZO. ( Pero, ojito, la alabanza sólo funciona cuando hemos muerto a nosotros mismos; es decir, sobre la base de la paz que trajo la vida en resurrección.

DESCARGAR EN PDF:
LA VERDADERA SOLUCIÓN DEL PROBLEMA (Entrar a la Vida Victoriosa: Dejar de esforzarse, no hacer sino dejarle a Dios hacer), por Malcom Smith

Artículos relacionados:

BENDITA DIMISIÓN (Experiencias Espirituales de Muerte y Resurrección del Creyente), Major Ian Thomas


No hay comentarios:

Publicar un comentario